La verdadera fortuna no está en nuestra cuenta del Banco está en las personas que nos aman, aprecian y forman parte de nuestra vida

La verdadera fortuna no está en nuestra cuenta del Banco está en las personas que nos aman, aprecian y forman parte de nuestra vida