La verdadera lágrima no es la que sale de los ojos y se desliza por la cara, si no la que sale del corazón y se desliza por el alma

La verdadera lágrima no es la que sale de los ojos y se desliza por la cara, si no la que sale del corazón y se desliza por el alma