A las Serpientes y a los Envidiosos hay que temerles por igual porque sólo abren la boca para soltar su VENENO.

A las Serpientes y a los Envidiosos hay que temerles por igual porque sólo abren la boca para soltar su VENENO.