Cuando tuve a mi bebe por primera vez en mis brazos, me di cuenta que toda mi vida habia tenido las manos vacias

Cuando tuve a mi bebe por primera vez en mis brazos, me di cuenta que toda mi vida habia tenido las manos vacias