De mi perro he aprendido que cuando alguien tiene un mal dia basta con sentarse en silencio y acompañarle

De mi perro he aprendido que cuando alguien tiene un mal dia basta con sentarse en silencio y acompañarle