Yo no me siento ni vieja ni señorita, simplemente soy una MUJER madura que dejó de ser princesa para convertirse en una reina

Yo no me siento ni vieja ni señorita, simplemente soy una MUJER madura que dejó de ser princesa para convertirse en una reina