Jamás he deseado el mal a nadie, pero en ocasiones se agradece que las cosas caigan por su propio peso

Jamás he deseado el mal a nadie, pero en ocasiones se agradece que las cosas caigan por su propio peso