Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena

Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena