Las guapas estamos acostumbradas a caerle mal a las envidiosas.

Las guapas estamos acostumbradas a caerle mal a las envidiosas.