Se puede fingir todo lo que uno quiera, pero una mirada siempre lo confesará todo.

Se puede fingir todo lo que uno quiera, pero una mirada siempre lo confesará todo.