A veces lloro no por ser débil, si no porque estoy cansada de ser fuerte

A veces lloro no por ser débil, si no porque estoy cansada de ser fuerte