A veces no vale la pena ser sincero, la gente solo escucha lo que quiere escuchar

A veces no vale la pena ser sincero, la gente solo escucha lo que quiere escuchar