No importa qué tan grande es tu coche, ni qué tan grande es tu casa, ni qué tan grande es tu billetera. Al final todos por igual van a parar bajo tierra. Sé humilde!

No importa qué tan grande es tu coche, ni qué tan grande es tu casa, ni qué tan grande es tu billetera. Al final todos por igual van a parar bajo tierra. Sé humilde!