Lo mejor de tener un perro es que nunca te pregunta por qué estás triste, simplemente te da cariño

Lo mejor de tener un perro es que nunca te pregunta por qué estás triste, simplemente te da cariño