Nunca dejen que el amor se convierta en una rutina.Hay que echarle agua al jardin para que las flores no se marchiten

Nunca dejen que el amor se convierta en una rutina.Hay que echarle agua al jardin para que las flores no se marchiten