Enseña a tus hijos a ser felices, no ricos. Cuando crezcan van entender el valor de las cosas, no el precio.

Enseña a tus hijos a ser felices, no ricos. Cuando crezcan van entender el valor de las cosas, no el precio.